domingo, 1 de mayo de 2011

Las Radiofrecuencias para Belleza y Salud

La radiofrecuencia es un tipo de emisión de energía que se emplea en medicina para diferentes aplicaciones.

Dependiendo de cómo llega de concentrada su energía y con qué estructura de disponen los electrodos emisor y receptor, la radiofrecuencia puede emplearse en diferentes terapias.

Se aplican en consultas médicas y en cirugía desde la década de los cuarenta, hoy en día el avance de  nuevos desarrollos acompañado de la realización de numerosos estudios clínicos, nos están ofreciendo cada vez más la posibilidad de utilizar las ondas electromagnéticas en tratamientos no ablativos en el campo de la medicina estética

La radiofrecuencia terapéutica se usa en Medicina Deportiva y Rehabilitación por los beneficios que puede aportar en combatir el dolor y las inflamaciones.

En terapias contra el dolor los resultados son clínicamente estudiados y avalados desde hace más de 50 años por connotados investigadores médicos y recientemente por importantes centros médicos alrededor del mundo.

En Medicina Estética se emplean como un tratamiento inductivo ya que modifican el tejido conjuntivo de la piel y como consecuencia, actúan de forma mesurable en la generación de nuevo colágeno.

Al calentar interiormente la hipodermis a una profundidad de 4mm - 6mm, se eleva la temperatura hasta que en la epidermis se mide 40º-42º, sin producir quemaduras o dolor.

Con la Radiofrecuencia el calor se genera en el interior y se traslada hacia el exterior, así se consigue  elevar la temperatura interior sin dañar la capa superficial de la piel.

Se pretende con estos tratamientos producir un calentamiento intenso y corto que desencadene la cascada de reacciones inflamatorias que provocan la coagulación directa del colágeno dérmico existente así como la activación de los fibroblastos de la zona lo que se expresará por una síntesis de nuevas fibras de colágenos para mejorar el tono de la piel.

La coagulación inmediata del colágeno produce una contracción inmediata del tejido con un tensado suave inmediato, la producción de nuevo colágeno (neocolágenogénesis) se manifiesta a más largo plazo (3-6 meses) que es el tiempo en que la aparición de nuevo colágeno tarda en producirse (efecto a medio plazo).

La Radiofrecuencia en Medicina Estética es un tratamiento inductivo para producir una respuesta tisular, por ende el grado de mejoría estética que pueden obtener los pacientes está condicionado por su respuesta clínica al tratamiento.

Dado que induce una renovación de las fibras de colágeno, las principales indicaciones de la Radiofrecuencia están relacionadas con el tratamiento de la Flacidez Facial y Corporal, la mejoría de la textura de la piel afecta de celulitis y los problemas estéticos que mejoran con la renovación de las fibras de colágenos, tales como las marcas de acné y las cicatrices.

Otros mecanismos que pueden producir hipertermia por luz, como pueden ser infrarrojos, laser o IPL,  basan  su forma de generar calor en el organismo en un haz de luz que fluye desde fuera hacia dentro, esto es calentando la piel primero e introduciendo el calor hacia el interior.

Además en tecnologías como las del laser, su acción no es válida o recomendable para todos los tipos de piel.

Recientemente se ha comprobado también que la Radiofrecuencia es un mecanismo adecuado para la reducción de grasa localizada y celulitis.

Por su capacidad de penetrar profundamente en la piel, llega a más de 10mm, incluso hasta 18 o 20mm en el interior de la dermis.

A través de temperaturas altas en el interior la radiofrecuencia puede ayudar a vaciar las células grasas de triglicéridos y ácidos grasos sin llegar a destruirlas, se sumaría así este efecto al anteriormente descrito de modificación del tejido conjuntivo.

Otras técnicas capaces de llegar a producir efectos similares en la celulitis como son los ultrasonidos se basan su acción en el impacto sónico que produce el efecto de calentamiento subcutáneo descrito anteriormente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada